Factor Maya

            Tzolkin
     "Un camino de autoconocimiento"

EL SOL "AHAU"

Gobernado por Plutón. Regido por el chakra coronario. Viven por el espíritu a partir del corazón universal. Es la conciencia, la iluminación, el fuego universal. Son  amorosas, dedicadas, artística, soñadores y románticos. Bien intencionadas. Es la nobleza, la dignidad, la belleza. Animan, florecen, brillan, les gusta mandar. Es la epiritualidad, el ser iluminado, cristico. Es la mente solar, la maestría. Es la realización del cuerpo solar, la sabiduría. Es el conocimiento. Es la habilidad de enfocar el todo galáctico. Reciben y expresan los poderes de la ascensión y de la iluminación. Dejan que los rayos del sol interior iluminen y traigan poder a su vida. Ascienden a su centro cardíaco y acceden al amor incondicional.

 De la Raza Amarilla. Es el poder del fuego universal. Muestran e iluminan todo, buscando su propia luz y la de los demás. Representa la maestría, la sabiduría, el conocimiento y la habilidad para enfocar la integridad galáctica, poseen conexión directa entre la conciencia y la comunicación, son la conciencia solar, el ser iluminado. Son sensibles a los ciclos del tiempo, respetan la importancia de estar armonizadas con la totalidad del universo. Las personas de esta tribu, son centro de atracción, se muestran, pueden ser instructores, artistas o docentes. Son alegres, animadas, bien intencionadas, capaces de liderar y brillantes en su ámbito. Son nobles, dignas, amorosas, soñadores y románticas. Íntegras, contribuyen al desarrollo de la conciencia de la raza humana. Custodian la luz de la conciencia. La tribu del Sol despierta se muestra, da sentido a las cosas, es una energía que contagia entusiasmo, luz. Su acción es iluminar. Generar la luz en sus vidas y a su alrededor, trabajar por la ascensión del planeta, manifestan el amor incondicional. Ahau, te recuerda, que estás en cada momento en el centro de todo lo que es. En tu viaje de recordar quien eres realmente, estás modelando tu cuerpo de luz para retornar a tu hogar, en las estrellas. Descubre el simple secreto codificado en el glifo; tú eres el amor incondicional, eres la roca de indestructible liberación. Irradia ese conocimiento en todos tus pensamientos y acciones. Ama a toda la creación. Hay un gran poder en simplemente identificarte con la luz: “Así como es arriba es abajo”. Estás en Dios y Dios está en ti. Tú eres la corporización de la conciencia solar ahora mismo. La energía de esta conciencia ha sido materializada en la Tierra, en seres tales como Jesús, Krishna, Buda, Quetzalcoatl y otros.


Si el Sol están dormidos se encierran, son tímidos, cerrados, egoístas, materialistas.


SOL “AHAU”


Eres la conciencia solar, esa mente solar manifestada como la maestra con muchos nombres. Eres la maestra que lleva la antorcha, para elevar la conciencia de los demas. Eres ese triángulo luminoso, esa trinidad hecha visible en este mundo de creación. Elevas la humanidad con el simple hecho de representar a la luz. Recuerda, que eres la presencia Yo Soy, no hay otra. El Sol trae a tu vida, el poder sanador del amor incondicional. Goza de su radiante abastecimiento. Te vistes de esa luz, de ilimitada bienaventuranza. Recuerda que eres divina. Eres la mente de luz. Regresa como la hija divina del sol sagrado central. En todos tus pensamientos y actos, irradia la presencia Yo Soy. Acéptate incondicionalmente como eres. Viaja con tu cuerpo de luz y regresa a las estrellas, de las cuales nunca partiste. Vive esa unión mística con la Fuente. Permanece  identificada con el poder del Sol. Navega con las corrientes doradas hacia tu hogar, en las estrellas. Ve con alegría todo lo que te trae bienaventuranza y éxtasis. Perdona, libera, ama a todos los seres, a toda la creación, como esa caricia incondicional del sol. Honra y ten confianza en el lenguaje de la luz, dentro de tus sentimientos, ese es el compás espiritual, que te guiará de vuelta a casa. Abre tu corazón como una flor al Sol, y transformate en ese amor que mantiene la cohesión con el Universo.

La sombra indica esos aspectos con los que limitas a Dios y a ti, sean ideales o creencias. Estos conceptos funcionan como encajonamientos y son construidos por medio de tus creencias y principios que crean una separación. Revisa esas creencias con respecto a la divinidad y cómo crean tu mundo y la visión que tienes de ti misma. Si no te ves como parte integral de Dios, o si te sobre-identificas con tu divinidad personal, estás limitandote. El Sol te anima a que explores y vivas el amor incondicional. Otra sombra, es el amor condicionado, es decir, el amor con expectativas y juicios. El amor incondicional, es aceptación y permiso. Al aceptar y dar permiso, de que la gente sea como es, entras en un panorama más amplio de la condición humana. La aceptación y el permiso son los sistemas abiertos que permiten todas las experiencias y exploraciones de todo estado del ser. Acepta que todo esta bien tal como es. Aprende a ser incondicional, especialmente contigo misma, este es un rasgo básico de la hija divina del corazón del Uno. La energia ilimitada del sol, viene entrando en tu vida. Fluye en su corriente de éxtasis, hacia la bienaventuranza incondicional y la unión. En la sombra de Ahau, se encuentran los ideales con respecto a la sociedad. Mira a tus ideales personales. Se te pide que los liberes e incorpores, los principios ilimitados de la luz. Cuando te conviertes en una modelo amorosa de la aceptación hacia todo y todos, la sombra y la luz se funden en uno y el mundo se eleva.